Posteado por: socarraoii | 01/05/2017

La noche

Sucede, a veces, que la meteo se conjuga de tal manera que ofrece uno de esos tantos espectáculos de la naturaleza que embelesan a cualquiera. El problema es que hay que estar ahí para verlo en el momento preciso. Y eso puede no ser fácil. Estos tiempos de adicción energética y consumo de voltios desenfrenado también dificultan presenciar este acontecimiento.

A lo largo de nuestro viaje sólo hemos sido testigos de este fenómeno tres veces. La última en el mar de Adamán. En zona de doldrums debe pasar más frecuentemente. Pero que el viento se pare por completo y en el mar no ondule ninguna ola, no pasa a menudo. A esto hay que sumarle que no haya luna. Ni nubes. Entonces, si estás lejos de la contaminación lumínica y atmosférica, a unas 40 millas mínimo de la costa, la cúpula celeste, llena de estrellas, con su vía láctea y sus constelaciones, se refleja en un inmenso cristal de agua. Se crea un escenario en cuatro dimensiones en el que parece que flotes, bueno, de hecho flotas, pero al tener cielo por arriba y por abajo da sensación de profundidad y vacío a la vez, como si navegaras hacia un infinito al que te vas a caer. Todo esto ambientado con esa música tan fuerte que es el silencio, capaz de dañar los oídos que no estén acostumbrados.

Sí, ya sabemos que nos vais a decir que qué nos hemos tomado, que qué bonito y ta ta ta. Pero el momento es tan intenso que había que explicarlo.

El mar ofrece estos espectáculos de manera fugaz. Las primeras luces de los barcos de pesca del calamar, que se iluminan con potentes bombillas para atraer a los cefalópodos, rompen la magia. Estas luces son visibles a 15 millas y sus reflejos en el cielo acaban con el espectáculo. Y no hay un barco, los empieza a haber a cientos. Conforme nos acercamos a la costa se diversifican las embarcaciones: pesqueros más pequeños, ferris, policía, cayucos, gabarras, etc. Pequeñas y grandes luces en todas direcciones.

Aunque el código náutico es muy claro en cuanto a señalización nocturna, en esta parte del mundo pasan bastante. Están muy de moda unas luces parpadeantes que cambian de color, lo que complica un poco las cosas. Hasta los veleros se han apuntado a la moda para señalizar el fondeo. Lo que crea un caos que, a mi parecer, es contraproducente para las navegaciones en bahías donde hay muchos barcos fondeados y mucho tráfico naval. Vamos, que queda muy bonito llenar el barco de lucecitas de leds que parpadean y cambian de color al son de la música, pero por lo que a mí respecta, a los patrones que señalizáis así el fondeo, ya os vale.

A escasas millas de la costa y de noche, acercarse al fondeo siempre es un momento intenso. Cuando llevas un rato escudriñando entre las luces que se mueven y las que no se mueven, las que pertenecen al mar y las que pertenecen a tierra, las que son un barco y las que son un restaurante, puedes entrar de nuevo en un estado surrealista donde se mezcla el despiste, el cansancio y el terror, si la mar está agitada. Distinguir las balizas del mar de los semáforos de tierra te puede causar un buen dolor de ojos. Al cabo de un rato, sólo distingo una línea en el horizonte llena de luces, entre el cielo y el mar, que, conforme nos acercamos a ella, se ensancha y en la que finalmente consigo leer el código que me guiará hasta el fondeo.

Navegar de noche incrementa los peligros, pero incluye una magia que bien vale los riesgos.

La noche cautiva, impresiona, da miedo, libera nuestros monstruos y en el mar, de monstruos, hay unos pocos. Estamos condicionados: Moby Dick, el Kraken, serpientes gigantes, Tiburón, la historia de Gepetto, las sirenas de Ulises, y esos bichos que dibujan en los mapas, que surgen del fondo de los océanos para tragarse el barco entero contigo dentro. Y poca broma, que la pregunta de si hay monstruos en el mar nos la han hecho varias veces. La respuesta siempre es la misma: nosotros no los hemos visto. Y si los hubo, seguramente ya se los comieron. Claro que lo que para uno es un monstruo, para otro es fascinante. Y de cosas fascinantes, sobre todo de noche, sí hemos visto.

Cuando oscurece, el mar resplandece de vida y de sus profundidades emergen cantidad de seres.

Muchos de ellos emiten luz, pues 200 metros más abajo, donde no llegan los rayos solares, es un recurso muy útil y utilizado, sea para cazar o para despistar. Ya os hemos hablado otras veces de la bioluminiscencia. Este efecto, por ejemplo, pueden crearlo algunos tipos de medusas, que, al ser arrolladas por las turbulencias del barco, se iluminan, dejando a nuestro paso un rastro brillante.

Otras secuencias de luces, como pequeños flashes submarinos a pocos metros de profundidad o puntos amarillos que se encienden y apagan en superficie, no hemos sido capaces de identificar a qué animales pertenecen.

Pocas navegaciones son más románticas que una travesía nocturna con todos los trapos arriba, poca ola y el viento justo para inflar las velas pero sin hacer ruido. El barco se desliza veloz sin ni siquiera levantar ola. Todo marcha bien y sólo queda disfrutar. Luego, cada uno aliña el momento como quiere.

Aunque, a ver, que el lado oscuro de cuando está oscuro también existe. Y allí no se ve nada. Y te caen por todos lados. Pero hasta ese momento, en que la espuma de las olas ilumina la noche, es impresionante.

P1220387

Anuncios

Responses

  1. La poesía existe; no hace falta inventar estrofas encerrado en una buahrdilla. M egusta todo lo que ha escrito Cócua Ripoll; quizás no sea unn gran literato pero resulta apasionante todo lo que escribe porque es verdadero y le ha ocurrido. La mejor novela es la del personaje real; que explica sus experiencias. Lo otro es imaginación muy buena por cierto; Necesaria es seguro la imaginación; pues sin ella ningun relato real o ficticio valdría la pena. Sumar imaginación a veracidad es la aleación máxima en cuanto a relatos se refiere. Lo que dices de la fiesta de leds que se montan en aquellos lares; interpreta el patrón recortado a talla opresiva en que estamos metidos los occidentales; y le verás la gracia. En Italia por ejemplo en roma conducen como les da la gana y no por ello se mata más gente. A veces debieramos plantearnos si tanto control y tanta norma sirve en relidad para algo. Tanto cohete cuando el Ttánic se hundió a pesar de tirar todos los cohetes; mientras quienes les veían; creo que el carapacia pensaron que estaban de fiesta inaugural. Una película muy reciente de Robert Redford titulada “cuando todo está perdido”; demuestra que tanto cohete y tanto trasto de nasda sirve si topas con un container; se produce un boquete y te quedas sin electricidad porque se ha mojado todo el conjunto. Los cohetes ni caso porque pasaban trasantlánticos con piloto automático casi colisionando y nada. A veces debíeramos reconocer que tanto patrón de comportamiento recorta la mente y el espíritu. Tú te enfadas yo me enfado; estamos en paz. Un abrazo amigos y seguid con lo vuestro aceptando las costumbres. analizándolas. España vota al pepé que es un partido corrupto; eso sí tenemos regulaciones hasta para ir a cagar hablando mal.¿Es malo o bueno?

  2. olé!! muy bien socarrao…no dejeis de compartir fotogramas de texto…

    • Hola Richi. Cuánto tiempo! Nos alegra saber de ti. Cómo va todo?
      La poesía de las palabras, dicen, no ocupa lugar.
      Un fuerte abrazo.

  3. Hermoso !! Me hicieron navegar de noche desde tierra !! Una gran abrazo del rasta Argentino de panama ! Saludos desde mi pequeña estadia en Pointe a Prit Guadalupe!
    Espero verlos nuevamente !

    • Hola Juan. Sigues llevando rastas?
      Parece que un poco de sal en las venas sí te entró, jejeje.
      A ver si el mar nos reúne de nuevo.
      Un fuerte abrazo.

      • Hola amigos! Que lindo recibir su respuesta! Realmente han dejado una nueva pasión en mi ! Desde que deje el socarrao y el cuatro patas no he perdido ninguna oportunidad de navegar !
        En este momento estoy en Colombia viviendo.. el miércoles salgo para el sur de Francia a trabajar en las cerezas y Este julio estaré en España si así lo desea el mar buscando trabajo en las marinas ! No quita que me sume un su navegación si quieren ! Este año quiero ver si realmente me gusta cómo siento o es otra escapada de la realidad … no hay otra que probar !
        He dejado mis rastras pero sigo llevando mi espíritu o no no se ya lo verán ! Eso sí encontré a la compañera de mi vida que también tiene curiosidad de saber cómo es la vida en el mar ! Podríamos coordinar una travesía..
        Le he escrito a Ismael y angel pero no tuve noticias!
        Abrazo enorme a ambos ! Buen viento buena mar! Y las mejores sonrisas!
        Estamos en contacto!

  4. No se cómo lo hacéis para abducir mi mente y mi alma y transportarlas allí dónde estáis describiendo.
    Pero lo hacéis!
    Felices próximas millas!
    Beso gordo, Cris.

    • Hola Cris.
      Nos alegramos que disfrutes con nuestros escritos.
      Un fuerte abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: